Simón Cano

"Criticar, si, pero por el bien propio". -SC.


Interesante cuestión, la que se plantea: realizar un trabajo en el que influya nuestra manera de ver el mundo, lo que Manuela Molina Marín denomina "pensamiento crítico", o a menos que use ese término con otros matices o contextos. Si bien es verdad, el mundo merece ser visto desde "ese" preciso punto de vista, el crítico. A eso siempre me he dedicado, a criticar, pero ese termino tiene una connotación algo agresiva; prefiero emplear la expresión "señalar el error para bien propio". Para el que no lo haya notado, era sarcasmo.

¿Qué decir de nuestro homenajeado Miguel de Cervantes?


"Manco de Lepanto" podría ser lo que más se dijera de él, por aquel entonces. A mi, personalmente, me parece que Miguel de Cervantes es un autor bastante más profundo de lo que se puede llegar a pensar. El público dice: " Don Quijote...superficial", pero porque no ven más allá de una historia cuyo hilo argumental resulta sencillo de narrar. Que una obra sea superficial o no depende del trasfondo social que fije la misma, por ejemplo, para mi, "Hamlet" es la mejor obra de Shakespeare, pero "Romeo y Julieta" me parece superficial, pero no porque su historia sea simple, o que su estructura lo sea, sino por su connotación moral, o su trasfondo social.
cervantes_juan_de_jauregui.jpg

Miguel de Cervantes nació en Alcalá de Henares, a mediados del s. XVI, y murió en Madrid con 68 años, habiendo marcado la historia de la literatura española, así como la historia a nivel internacional, al ver la repercusión que esta obra tuvo a nivel mundial.

Lo podríamos definir como una persona sencilla con rasgos complejos. Su vida, bien marcada por la anécdota de la Batalla de Lepanto, en la cual las personas suelen creer que Cervantes perdió la mano porque le fue amputada, sino porque un impacto de plomo le seccionó un nervio, dejando esa extremidad inútilmente servible.

En cuanto al resto de sus novelas, no cobraron demasiada importancia por su matización, o por el contexto que llevaba al planteamiento "crítico", por decirlo de alguna manera, aunque "Don Quijote" siguiese marcando esa tendencia, pero con un contenido mucho mejor plasmado que en su primera obra, "La Galatea", la que seguramente tenga más fama tras la obra antes mencionada del autor. Cabe destacar también su incursión en la novela bizantina con su última obra, "Los trabajos de Persiles y Segismunda".

Los personajes de la obra

Algunos personajes son exactos a versiones actuales de las personas que conocemos como "típico nacido fuera de serie". En este contexto, me refiero a las personas que sienten no avanzar con el paso del tiempo, y que ante ese arrastre, prefieren tirar del tiempo y aprovechar la vida que se les ha otorgado. Con esta compleja explicación abro paso a uno de los personajes más memorables de la literatura, un protagonista digno de analizar: Don Alonso Quijano.

Junto a él, su fiel escudero, con mucha menos peripecia, pero con un sentido ilógico del mundo que lo hace bastante más comprensible, Sancho Panza.

Y como a Peter y Bob Farrelly les corresponde el título de "anti-coen", a esta obra le corresponde "anti-romance", pero el segundo término está presente gracias a la amada del corazón de Alonso, Aldonza Lorenzo (Dulcinea).

Curiosa es la manera en la que el tiempo supera a las personas, y por eso intentamos adelantarnos a él. Por esto, me identifico, pero no con el personaje, sino en su mentalidad, y sus actos inducidos, del protagonista.

Un vocabulario "diferente"

Podría ser el único término para definir a esa tendencia al caos que formó Cervantes al agrupar a Sancho Panza y a Alonso Quijano. Vamos a comprobar si esto es cierto:

Estas son algunas frases empleadas por Alonso:
* ¡Oh envidia, raíz de infinitos males y carcoma de las virtudes!.
* ¿No sabes tú que no es valentía la temeridad?.
* A él (Sancho) le vino en voluntad y deseo de hacer lo que otro no pudiera hacer por él.
* A quien se humilla, Dios le ensalza.
* Adonde interviene el favor y las dádivas, se allanan los riscos y se deshacen las dificultades.
* Al bien hacer jamás le falta premio.

Podemos ver claramente como Don Quijote alecciona a Sancho en estilo coloquial acerca de todo lo relativo a la caballería andante. Como Sancho lo desconoce todo, al principio acepta las explicaciones de su amo. Pero con el paso del tiempo chocan cada vez más ambos puntos de vista. Don Quijote representa la perspectiva ideal-caballeresca y Sancho una perspectiva basada en el conocimiento y observación de la realidad y en su experiencia. La parodia surge de presentar fuera de contexto los elementos relativos a los caballeros y degradar el paradigma caballeresco refieriéndolo a la vida cotidiana.


Este es un extracto de un diálogo, cuya parte corresponde a Sancho:
*Le he estado mirando un rato a la luz de aquella hacha que lleva aquel mal andante, y verdaderamente tiene vuestra merced la mas mala figura, de poco aca, que jamas he visto; y debelo de haber causado, o ya el cansancio de este combate, o ya la falta de sus muelas y sus dientes.
Aquí, aunque el mensaje sigue siendo tan profundo como anteriores frases, el vocabulario se muestra mucho más coloquial.

Un personaje polémico

Don Quijote es un "fuera de serie" que aún sigue existiendo en nuestra sociedad. Es ese inadaptado social que se pregunta porque el mundo no avanza ni retrocede, sino que cae en picado al abismo. ¿Por qué? Si el planeta no tuviese ningun problema, ninguno, cosa que desgraciadamente es imposible, siempre habria alguien cuyo carácter le obligaría a enfrentarse a los estereotipos impuestos.
Pese a ser un personajes polémico, sigue siendo Don Quijote, pero al personaje actual, no se le tiene en cuenta, se le marca, y se le tacha de inconformista.


"Te quedas solo, viendo como el mundo se aplasta contra si mismo, y tú, alzas la vista para seguir viéndolo"



-SC-








La escena de los molinos de viento


Antes de entrar en materia, aquí podreis ver algunas "versiones" de esta escena, aunque algunas sean parodias, pero sólo por el mero hecho de tener una simple idea perfilada en nuestra mente.













En esta escena, de la famosa serie de TVE, podemos ver como el famoso actor Fernando Rey, quien llegó a trabajar con directores como William Friedkin en "French Connection", o con Luis Buñel en "Veridiana", interpreta a Don Alonso Quijano, en sus primeros indicios de su caída en la locura. A su lado, Alfredo Landa, secundario de películas como "El Verdugo" o protagonista en "Los Santos Inocentes", realiza la misma tarea en la piel de Sancho Panza.













Esta es una version bastante más "atípica", pero original. Muestra de manera moderna como sería un Don Quijote tecnológico. No merece ser tomado en serio, pero es una parodia bastante poco común:





Tras estas pistas de video, podemos empezar con ese análisis en profundidad. El público suele decir que los rasgos de la locura de Don Quijote son retratados en esta escena, pero, si bien observamos que el comportamiento de Alonso no es una simple locura, sino una mentalidad realzada de manera radical, podemos deducir que ese acto, el de intentar prender a unos molinos de viento como si fueran gigantes, es mucho más comprensible que si pensamos que la locura es la razón de ello.

Lejos de situarnos en lo que debería ser algo normal, desfigurar la realidad no es nada nuevo, una confusión la tiene cualquiera, pero, si bien observamos que Don Quijote es un inadaptado en la sociedad, ese acto toma mucha fuerza, y , como no, se le juzga por ello.




Una obra trascendental


¿Por qué es tomada como una obra trascendental? Su narración, su sencillez y complejidad paralelas a ese sórdido argumento, el uso de un personajes completamente fuera de si... Elementos que hacen de Don Quijote una de las obras más importantes y famosas de la literatura. Desde el comienzo de esta página se viene especulando sobre la posibilidad de un trasfondo social más profundo del que ya nos habíamos imaginado. El avance de los tiempos, la contracorriente... pero todo esto podría derivar a varios comportamientos en un lector. Le podría llevar a lo más claro de la vida, ya que la sencillez lleva a un estado mental muy equilibrado, sin tensión, sin agobios. Así se describe a Alonso Quijano. Si esas características fuesen más comunes, el mundo no intentaría devorarse a si mismo. Por eso siempre habrá alguien con esa obra bajo el brazo, pensando por una sociedad, aunque no lo sepa.



-Un mundo lleno de problemas resueltos no es mejor que un mundo sin problemas-

-SC-